Desde el extremo de la tierra clamaré a ti cuando mi corazón desmaye. Llévame a la roca que es más alta que yo. Porque tú me has sido refugio y torre fortificada delante del enemigo. Salmos:61:2-3