Algunas personas piensan que Jesús por ser tan bueno y misericordioso es demasiado blando. Otros solo desean de Él, venganza y castigo para sus enemigos. Sea cual sea el dictamen de Yahvé, es una buena noticia saber que Él es juez justo que no nos deja desprovistos de su protección. Que vela por el bienestar de nosotros y de nuestras familias.

Si necesitas que el Señor te haga justicia en algún asunto, dobla rodillas y pide que hoy se haga su voluntad por encima de la tuya.

  – Serafín Alarcón Carrasquillo