*Cristo me llevará*

Números 13:30 – Entonces Caleb hizo callar al pueblo delante de Moisés, y dijo: Subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos.

No hay peor enemigo que el miedo. Este en ocasiones logra paralizar hasta los más valientes. Muchas veces el deseo de alcanzar una meta se empaña por el miedo de tener que enfrentarnos a lo desconocido. Todos enfrentamos enormes retos, uno de mis gigantes más atemorizantes apareció cuando tuve que decidir si dejar o no el trabajo perfecto que tenía. El llamado de parte de CRISTO exigía renunciar a mi empleo secular de once años. Renunciar a un buen salario, cubierta médica y otros beneficios.

Una vez actué confiando en el Señor, descubrí que había entrado en mi tan anhelada, “tierra prometida“. Algunas cosas han cambiado radicalmente en mi vida. Hoy cada día sin duda  tiene su propio afán. Cada día que vivo lo vivo como si fuera el último. Con pasión enfrento los retos y he aprendido a depender de la provisión de Cristo como lo hiciera el pueblo en el desierto. Amados, el Señor me ha mostrado que no debo temer y mucho menos permitir que el temor me paralice. Que si me concentro en hacer la voluntad del Padre, seguro Él me llevará al destino final que tenga para mí.  

Números 14:8 –  Si el Señor se agradare de nosotros, él nos llevará a esta tierra, y nos la entregará; tierra que fluye leche y miel.

¡No temas!

Serafín Alarcón Carrasquillo / http://www.tablitasdelsenor.faithweb.com