No vivamos de apariencias.

La honestidad es una virtud de Dios