“En dos palabras puedo resumir cuanto he aprendido acerca de la vida: Sigue adelante”
– Robert Forst

Cada día que pasa parece agudizarse más y más la crisis espiritual en todo el planeta y por supuesto, en Puerto Rico. Una sociedad polarizada, un mundo dividido entre pobres y ricos, blancos y negros, hombres y mujeres, padres e hijos.  Pueblos divididos políticamente, y peor aún, separados por credo y religión.  Todo este panorama seduce a los más débiles llevándoles  a rendirse ante la primera adversidad. Gente sin fuerza espiritual tomando muchas veces fatales decisiones. Por ejemplo, esta mañana escuchando la radio dieron la noticia de un envejecíente de 87 años que se había quitado la vida ahorcándose; Seguida esa noticia, y con poca sensibilidad el reportero anuncia la muerte de tres jóvenes adolescentes en medio de una balacera. Y me digo; ¿hasta cuándo?

Amados, En estos momentos en donde mi país sufre una tormenta espiritual se hace imperante resistir la tentación a callar… ¡No puedo callar! No puedo mirar para otro lado y no compartir con otros el milagro que Jesucristo ha hecho en mi vida.  Sí, que otros sepan que en JESUCRISTO HAY VERDADERA ESPERANZA. Hermano Cristiano que  lees estas letras; ¿A qué te dedicas cuando navegas por la Internet? ¿Haces buen uso de este medio para denunciar lo que está mal y a exhortar a otros a buscar de Dios? O… Sencillamente estas aquí por puro entretenimiento… Hablo con el pueblo que se hace llamar: “PUEBLO DE DIOS”  Hablo a los pastores que hablan y anuncian en demasía sus ministerios pero muy poco exponen la palabra y casi nunca exhortan mas allá de copiar y pegar un texto bíblico… ¿Comprendes?  Hablo a aquellos líderes laicos que en sus iglesias son muy versátiles, mas cuando navegan por FACEBOOK  parecen uno más del mundo. Puerto Rico y la humanidad están en el umbral del fin; ¿qué vamos a hacer pueblo de Dios?

Sigue adelante son dos palabras que hoy retumban en mi corazón herido por tanta lucha fratricida y por tanta aparente inacción de algunos de nosotros.

Josué 1:7
Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas.

En dos palabras: Sigue adelante.

Por Serafín Alarcón