Imagen

*Bajo el cuidado de Dios*

Filipenses 4:6-7

6 Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. 7 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

Hace unos años yo era  Amigo Consejero de un confinado del Sistema de Corrección de mi país. Entre mis funciones estaba visitarle periódicamente. Cuando le veía hablábamos de todo y por supuesto, de su relación con Dios. En una de esas visitas mi amigo me comentó que se había unido a una clase bíblica solo por curiosidad. Me decía que sin darse cuenta aquella había sido la mejor decisión que había tomado en mucho tiempo. Al principio me dijo no sentirse cómodo, pero con el tiempo fue entendiendo mejor lo que allí se les enseñaba. En fin, me dijo que existía un ambiente de camaradería entre todos los confinados. A medida que su comprensión de la Biblia aumentó, entendió mejor el significado de la Palabra de Dios y de su importancia para vivir vidas santas. Después de un tiempo, me dijo:  !Serafín, hoy invité a Jesucristo entrar en mi vida!

Amados, Jesús no nos garantiza que no hemos de sufrir en la vida. Lo único que Dios nos asegura es su compañía en cada una de las pruebas que enfrentemos. Busquemos hoy de Dios y confiémosle  nuestro ser sabiendo que él guardará nuestros corazones y pensamientos en Cristo Jesús, Señor nuestro.

No importa en donde estés, CRISTO jamás se olvidará de ti.

Por Serafín Alarcón